CEPAZDH

Samuel Toledo privatizará SMAPA



por: José Luis Ortiz Carmona

Privatizar los servicios públicos se ha vuelto un excelente negocio para los delincuentes de cuello blanco que se encuentran a cargo de las dependencias municipales.

Cuando un servicio público como el del agua potable es ineficiente y sus gastos no se pueden sostener, el gobierno federal propone una solución mágica: Privatizarlo, porque la iniciativa privada es más eficiente.

Como es difícil encontrar a un inversionista que esté dispuesto a sacrificarse por el bien común, el gobierno federal generosamente a solicitud del gobierno municipal proporciona un apoyo financiero no recuperable. Es decir le regala dinero al inversionista para que este se haga cargo del organismo operador, estableciendo un contrato de prestación de servicios por 20 o 30 años.

Servicios que claro está, será la ciudadanía quien los pague y con creces, pues de ese pago tendrá que salir la ganancia del inversionista y la mochada mensual para los funcionarios municipales que lo supervisen.

Pero hablemos en términos más concretos. ¿De qué tamaño es el apoyo del gobierno federal para solucionar problemas como el del agua potable o el tratamiento de las aguas servidas? Pues nada menos que del 40%.

De modo que sí para construir una Planta de Tratamiento de Agua Residuales (PTAR) se requiere una inversión de 500 de millones de pesos, el gobierno le regalará al inversionista 200 millones para que él solo ponga 300.

Claro que para que eso ocurra, tiene que haber un concurso de licitación de obra, y lógico todos los grandes inversionistas se mostrarán interesados, pero solo uno será el afortunado. ¿Cuál? Pues aquel que sea más generoso con la autoridad municipal que hace y controla el concurso y que prácticamente será quien le regale ese apoyo de 40% a fondo perdido. Por eso es que a los últimos presidentes de Tuxtla Gutiérrez les ha interesado sobremanera privatizar el SMAPA.

Pero para iniciar un proceso de privatización hay que partir de una condición insoslayable; el Sistema de Agua Potable debe ser ineficiente y estar en crisis financiera. Si se encuentra operando correctamente y sin quebrantos económicos pues no existen razones para dar ese brutal paso.

En los trienios de Vicky Rincón y Francisco Rojas el Smapa funcionaba con números negros por lo que a nadie se le ocurrió privatizarlo. Pero cuando llegó Juan Sabines todo cambió.

En el primer año de Juan Sabines como Alcalde, el Smapa pasó de trabajar con ganancias, a trabajar con déficit. Un quebranto que se iría incrementando anualmente por el saqueo descarado, amén de que cada año se acrecentaba el número de trabajadores conocidos como “Aviadores”, gente que era utilizada para operar electoralmente en todas las contiendas. De 800 empleados en 2004, Smapa terminó su nómina en 2012 con 1400 trabajadores. De esos, los últimos doscientos aviadores son jefes de colonia que fueron contratados para apuntalar la campaña a la Presidencia Municipal de Samuel Toledo, quien como policía chino ahora no los encuentra, aunque asegura que ya conoce su número.

Desde el 2005 Sabines tomó como suyo el Smapa, y a partir de ese año era él quien ponía y quitaba administradores. En 2006 como necesitaba dinero para financiar su candidatura a Gobernador se aventó la puntada de construir Ciudad del Agua con un crédito de Banobras por 400 millones de pesos. Para ganar el concurso de la obra, la compañía interesada debería pagar por adelantado 40 millones de diezmo. Dado que Juanito solamente era conocido en el ámbito municipal, decidió recurrir a un amigo que inspirará confianza a los inversionistas de talla nacional. Para realizar los acercamientos y compromisos correspondientes, el elegido fue el hijo de Regino Díaz Redondo, ex Director de Excélsior.

Así que Juan Díaz exjefe y compañero de vicios de Juanito Sabines, fue el encargado de negociar la adjudicación de la Gran Obra y el comisionado para recibir la primera remesa en efectivo, que debería ser proporcionada horas antes del fallo.

Para sorpresa de Juanito, cuando Juan Díaz tuvo el dinero en la mano, agarró una parranda que no terminó sino hasta tres meses después, cuando lo internaron en Oceánica.

Juan de buen corazón para los que compartían sus debilidades, no sabía dónde encontrar al prófugo que había traicionado su confianza, hasta que una tarde recibió desde Mazatlán una llamada telefónica de Juan Díaz pidiéndole perdón. Para sorpresa de Nemesio Ponce y Muricio Perkins, Juan Sabines con lágrimas en los ojos le disculpó el agandalle.

Con la promesa de contar con más obras cuando Juan fuera gobernador, la compañía ganadora había aceptado pagar por adelantado los 40 millones, a cambio de que le permitieran hacer algunas “economías” para no salir tan raspada, por esa razón aunque en el contrato se especificaba que la tubería que saldría de la planta potabilizadora sería de 60 pulgadas, la contratista violó las especificaciones del contrato instalando una de 48 pulgadas, ahorrándose así cerca de 50 millones de pesos. Como la tubería es superficial, es decir no está enterrada, cualquiera puede ir hoy a constatarlo.

Pero ahí no terminaron las “economías”, la compañía “Filtros y Purificadores Aztlán S.A. de C:V”. también decidió ahorrar en material a la hora de construir los gigantescos tanques de rebombeo, y el 4 de septiembre de 2007 cuando vino el Presidente de la República a inaugurar la primera fase de la magna obra, ocurrió lo inevitable. Uno de los tanques colapsó y la tubería se reventó ocasionando dos muertos y varios heridos. Para dar la impresión de inocencia, Juan se vio obligado a mandar detener al Gerente de Smapa René León y a los contratistas de FYPASA, según consta en la averiguación previa FESP/073/2007.

La noticia al día siguiente fue silenciada en todos los periódicos, pero desafortunadamente había ocurrido que la noche misma del incidente, el conductor estrella del noticiario de la televisora oficial TV10 había informado a todo Chiapas sobre el mortal suceso aunque sin explicar claramente como había ocurrido. Por andar informando lo que no debía, esa misma noche el conductor Cesar Cancino Kassab fue cesado fulminantemente.

Habiéndose ido Felipe Calderón, Juan liberó a la mañana siguiente al Ingeniero René León que era inocente, pero mantuvo bajo arraigo a los contratistas. A partir de ese día los contratistas eran llevados por elementos de la judicial a continuar la construcción de Ciudad del Agua, pues Juan temía que huyeran dejándolo colgado de la brocha, ya que gran parte de la obra se les había pagado por adelantado.

Como compensación al arraigo que sufrieron, al finalizar la obra, los contratistas de FYPASA fueron inmediatamente contratados para operar la planta potabilizadora que ellos construyeron, privatizando parcialmente a SMAPA sin que la ciudadanía se diera cuenta. Al mismo tiempo se ordenó que a partir de entonces, ningún miembro del personal técnico de SMAPA entrara a esas instalaciones ocultando de esa manera los errores técnicos que cada temporada de lluvias en varias ocasiones dejan por dos o tres días sin agua a la población. Cabe aclarar que el contrato de construcción era por un año, y aunque la empresa se tardó dos, nadie le cobró la millonaria multa a la que se había hecho acreedora. Ese contrato dadas las violaciones que se cometieron en su contra, permanece oculto y resguardado celosamente por las autoridades de Smapa, de modo que nadie lo puede ver.

Con la construcción de Ciudad del Agua la situación financiera de Smapa empeoró pues tenía que pagar 40 millones anuales por el préstamo de Banobras, más la energía eléctrica de la nueva planta, más el pago de la concesión de operación de la misma. Pero no había problema, el gobierno estatal asumió desde el primer momento todos los gastos mientras se preparaba para vender Smapa y ocultar todas las irregularidades técnicas y financieras. Siendo ya propiedad de una empresa privada, esta hubiera tirado a la basura las bitácoras técnicas que no necesitaba, incorporando a sus activos el inmueble sin importarle su historia constructiva.

Para lograr la privatización con ayuda del Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN) era necesario continuar quebrando a Smapa y al mismo tiempo crear las condiciones legales para otorgar la concesión. Así que en los años 2010 y 2011 se modificaron y adicionaron varios artículos de la Ley de Aguas para el Estado de Chiapas http://mexico.justia.com/estados/chp/leyes/ley-de-aguas-para-el-estado-de-chiapas/ concediéndosele a los ayuntamientos autorización para privatizar sus Sistemas de Agua Potable.

Con la Ley modificada se procedió a concursar la nueva planta de tratamiento de aguas residuales en un contrato en que se incluía también la reparación de la planta de Paso Limón, de esa manera la ganadora se haría dueña de la concesión de las dos plantas. Este contrato por 547 millones de obra contemplaba un apoyo “no recuperable” de FONADIN por 217 millones de pesos. Cuando el concurso se llevó a cabo el 12 de noviembre de 2010 la compañía “TICSA” resultó ganadora, Pero la compañía “Grupo Mexicano de Desarrollo, S.A.B.”, se inconformó por la forma tramposa en que este se había realizado por lo que la Dirección General de Controversias y Sanciones en Contrataciones Públicas de la Secretaria de la Función Pública resolvió el 9 de diciembre de 2011 anular el fallo. http://www.funcionpublica.gob.mx/inconformidades/resoluciones/archivos/SFP49010.pdf

Actualmente para la ciudadanía Tuxtleca es un misterio el nombre de la compañía ganadora, pues en la página de transparencia de Smapa, violando la “Ley que Garantiza la Transparencia y el Derecho a la Información Pública para el Estado de Chiapas”, no se da ninguna información al respecto, sin embargo la inversión para la nueva PTAR aparece en la página de FONADIN http://www.fonadin.gob.mx/wb/fni/agua_ipa como “Proyecto Apoyado” y por otra parte la Compañía “Tecnología Intercontinental S:A. de C.V.” anuncia orgullosamente en su página web que en diciembre de 2010 ella obtuvo el contrato para diseñar, construir y operar por un periodo de 20 años, dos plantas de tratamiento de aguas residuales en Tuxtla Gutiérrez http://www.ticsa.com.mx/index.html

La PTAR nueva se construirá en el Parque Tuchtlán a un lado del Joyyo Mayu según lo dio a conocer pomposamente Juan Sabines el 20 de abril de 2011 a pesar de que en esos días el fallo ya estaba impugnado. Resulta inconcebible que se les haya ocurrido hacer la PTAR en ese sitio, en lugar de llevar a través de colectores las aguas negras a un punto alejado de la Ciudad. A Juan no le importó exponer a la Colonia Jardines de Tuxtla y al Centro Comercial SAMS así como a toda la población deportista y a los niños que juegan en Joyyo Mayu a una eventual contaminación como ocurre frecuentemente en la PTAR de Paso Limón ubicada frente a la Universidad Salazar Narváez. Mientras tanto “El Señor de la Cisterna” Ricardo Serrano Pino exhibía orgullosamente en las instalaciones de SINFRA la maqueta de la nueva PTAR con todo y un laguito que según él sería navegable.

El siguiente paso en la privatización total consistía en ceder la administración del Smapa a otra empresa privada pero el tiempo se le vino encima a Juan, y solo consiguió que Fonadin considerara a esta etapa de privatización como un “Proyecto en Análisis” http://www.fonadin.gob.mx/wb/fni/agua_ipp por lo que no pudo concretar este negocio para el que se contemplaban 310 millones de inversión, de los cuales 124 millones serían a fondo perdido. El desglose del plan de inversión que permitirá aplicar el MIG (Mejoramiento Integral de Gestión) que es simplemente la concesión para que una empresa privada administre a Smapa aparece en la página de Conagua. http://www.conagua.gob.mx/CONAGUA07/Noticias/FONADIN.pdf en un documento PDF redactado en octubre de 2010 donde se explica que es necesario llevar a cabo el rescate con el apoyo de la iniciativa privada debido a que:

Las medidas administrativas a cargo del SMAPA han sido insuficientes por si solas para revertir la situación del organismo.

Las acciones que ha emprendido el SMAPA en los últimos años no han detenido su deterioro

El Supersecretario sabinista que se paseó por todas las secretarias, estaba al tanto de estas negociaciones y ahora pretende ser el beneficiario de lo que Juanito sembró. Por ello el pasado 6 de enero ante el reportero Ciro Castillo dio a conocer su propósito privatizante. http://www.noticiasnet.mx/portal/chiapas/general/ayuntamiento/132124-inminente-ip-al-agua-alumbrado Posteriormente el 5 de febrero en el programa radiofónico de Rodulfo Espinoza Gutiérrez insistió nuevamente en que buscaría para Smapa la participación privada para que esta funcionara bien, eufemismo utilizado por todos los neoliberales que pretenden vender las instituciones gubernamentales.

El 23 de marzo la Regidora Fredegunda Alegría Sánchez denunció que el proceso de privatización de Smapa se había iniciado, pidiendo a la ciudadanía que se opusiera a tal atropello. http://www.oem.com.mx/elheraldodechiapas/notas/n2922837.htm

Así que en lugar de rescatar a Smapa, Samuel Toledo pretende privatizarla. Para ello ha dejado pasar el tiempo haciendo como que trata de componerla, a sabiendas de que el personal directivo que ha nombrado carece de los conocimientos y experiencia necesarios para rescatarla, y así mientras las negociaciones con FONADIN y BANOBRAS avancen, procurará seguir sangrando el erario estatal, solicitando a fondo perdido el subsidio necesario para mantener al Smapa en su crónica agonía; un año después vendrá la licitación de la Administración de Smapa (Mejoramiento Integral de Gestión “MIG”) y él escogerá la compañía ganadora. Al final el Pichichi Samuel Toledo se regresará a México, los Tuxtlecos nos quedaremos pagando tarifas de agua más altas, y los verdaderos trabajadores de Smapa andarán buscando nuevos empleos.

PARA SABER MÁS

FONADIN para fines de información en proyectos de inversión maneja en su página web tres tablas a disposición de todo el público a) Estudios apoyados b) Proyectos apoyados y c) Proyectos en análisis.

En estudios apoyados figura el “Estudio de Diagnóstico y Evaluación Social para MIG en Tuxtla Gutiérrez” http://www.fonadin.gob.mx/wb/fni/agua_ipa de modo que el estudio para privatizar la Administración de Smapa ya fue aprobado y pagado con un costo de 2 millones. MIG significa Mejoramiento Integral de Gestión o sea en lenguaje cotidiano la administración del Smapa. En esa misma tabla aparece también el costo pagado por el estudio de la PTAR de Tuxtla Gutiérrez 2.4 millones.

Por otra parte, la Ley de Aguas para el Estado de Chiapas establece la experiencia profesional como requisito indispensable para la designación del Director General: ARTICULO 44.- EL DIRECTOR GENERAL DEL ORGANISMO OPERADOR DEBERA SER CIUDADANO MEXICANO CON EXPERIENCIA PROFESIONAL TECNICA Y ADMINISTRATIVA COMPROBADA EN MATERIA DE AGUAS y en el caso de Alfredo Araujo su experiencia se limita a ser un contratista de obras que en algunas ocasiones ha instalado tubería de agua potable, pero nunca en su vida ha sabido cómo se potabiliza y suministra el agua a una población, ni ha trabajado en un sistema de agua potable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*